Publican libro sobre la institucionalización de esta disciplina en Venezuela

El principal soporte tecnológico del mundo es la Física

La investigación científica en esta área es fundamental para el progreso

Aunque parezca trillado a los ojos de los expertos y difícil de asimilar para el ciudadano común, la Física está en todas partes, no solo en laboratorios, salones de clases, potentes telescopios o el universo en su conjunto.

Edificios, televisores, automóviles, aviones, neveras, sofás, computadoras, artefactos médicos como los rayos X, las medidas del tiempo y del espacio y hasta la propia música no existirían sin esta disciplina científica.

“El mayor soporte de la tecnología mundial no es la Matemática, Química o Ingeniería; es la Física”, aseguró Ismardo Bonalde, investigador del Centro de Física del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic).

Por ejemplo, para que funcione la mayor parte de la tecnología se necesita electricidad y esta parte de la Física. Muchos equipos médicos y de la industria alimentaria requieren igualmente de la Física para funcionar.

En fin, lo relacionado con la gran mayoría de la tecnología moderna “tiene que ver con Física cuántica, ejemplificada en dispositivos semiconductores y láseres”, precisó Bonalde.

En principio, casi cualquier fenómeno natural puede ser explicado por la Física. Además, se desprende la subdisciplina que estudia el cosmos (la Astronomía), por lo que pudiera considerarse como una de las ciencias más antiguas.

Ideas sobre concreto
En nuestro país, se empezó a estudiar física en el siglo XIX, pero se limitaba a la enseñanza universitaria de manera ocasional; la formalización ocurrió a partir de la década de 1930.

“Los primeros intentos de actividades científicas asociadas con la física en Venezuela comienzan en 1905 en el área de Astronomía”, explicó Bonalde en el libro "Física y su institucionalización en Venezuela", de su completa autoría y editado recientemente por Ediciones Ivic.

Destacan las observaciones de cometas y eclipses hechas por Luis Ugueto desde el Observatorio Cagigal, inaugurado en 1891; y los experimentos en óptica de Luis Felipe Vegas, quien escribiría el primer artículo científico en Física publicado en territorio venezolano, en 1936.

A pesar de estos primeros pasos, la investigación científica en Física finalmente se institucionalizó en 1958, con la instauración de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV), absorbiendo a la Escuela de Física y Matemáticas, fundada en 1956 dentro de la Facultad de Ingeniería.

Posteriormente, surgió la Sección de Física del Ivic en 1964, operativa al inicio del siguiente año.

“La institucionalización no se refiere a la creación de centros o institutos de investigación, sino al establecimiento de la Física como disciplina científica o área formal de generación de conocimientos científicos. Antes de 1958 se hacía física, pero básicamente eran acciones individuales”, aclaró Bonalde.

Un balance necesario
En la obra, se expone el desarrollo de la Física desde sus inicios formales hasta el presente, repasando los acontecimientos previos, recordando a sus pioneros, evaluando la producción científica en cuanto a publicaciones, y analizando los logros en materia de formación de estudiantes de pregrado y posgrado.

El libro también ofrece una visión crítica acerca del papel de los centros de Física en el aparato productivo empresarial e industrial, la relación entre la comunidad científica y el liderazgo político-administrativo y los desafíos actuales y venideros.

No es un texto histórico, en el sentido clásico de la palabra, pero “aporta información histórica con un enfoque estadístico y bibliométrico, apegado a estándares internacionales en cuanto a variables y conceptos”, afirmó Bonalde en el libro.

“Al enfocar la Física desde su naturaleza científica, hacemos énfasis principalmente en las áreas estudiadas, la cantidad y calidad del conocimiento científico generado y los actores y organizaciones más destacadas en términos de esa cantidad y calidad”, precisó.

La obra puede ser descargada gratuitamente.

Prensa MPPEUCT/Ivic/Vanessa Ortiz Piñango