IVIC: Sucrenses celebrarán Navidad sin acecho de mariposa "palometa peluda"

Por primera vez en tres años los habitantes de Güiria, Irapa, Yaguaraparo, El Pilar y Río Caribe del estado Sucre podrán festejar la Navidad sin correr el riesgo de ser atacados por la peligrosa Hylesia metabus, mejor conocida como "palometa peluda", mariposa típica del oriente del país, específicamente del Golfo de Paria, que provoca severas irritaciones en la piel como consecuencia de una sustancia tóxica que expulsa el insecto durante su vuelo. -"Los pobladores están sumamente aliviados y respiran más tranquilos, esta vez sí podrán encender sus luces de Navidad, lo que para mí es una mejoría en la calidad de vida--, explicó el doctor Ulf Lundberg, investigador de la Unidad de Toxinas de Invertebrados del Departamento de Biología Estructural del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología.

Acción de pueblo en pueblo

Desde enero de 2005 el IVIC, conjuntamente con la Fundación para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología del estado Sucre (Fundacite Sucre), Universidad de Oriente (UDO), Fundasalud, Universidad Simón Bolívar (USB) y Universidad Central de Venezuela (UCV), ejecuta el Proyecto Reto Hylesia metabus ("palometa peluda"), el cual se encuentra en su etapa final. "Hemos logrado, en primer lugar, documentar una gran cantidad de información sobre la 'palometa peluda' en los centros académicos; en segundo lugar, hemos podido controlar la población de la 'palometa peluda' hasta el punto que se puede decir que prácticamente no existe", dijo.

En dichas localidades se llevó a cabo recientemente la tercera jornada sobre Hylesia metabus, donde investigadores, estudiantes y personas de la comunidad intercambiaron información y experiencia. "La gente nos conoce muy bien. Fuimos de pueblo en pueblo, teníamos un stand con materiales, microscopio y lupa y la persona interesada hablaba directamente con los investigadores. Me gustó que las personas y los muchachos de los colegios pudieron acercarse a los aparatos y participar. Creo que es la primera vez que los investigadores se trasladan a un sitio para enfrentar un problema", explicó.

Conocimiento de la toxina

El año 2005 fue el período más difícil para los vecinos. "Mucha gente pensó en vender su casa y mudarse, porque realmente la situación era insoportable. Tenían sus tres épocas del año, más o menos abril-mayo, agosto-septiembre y diciembre-enero, es decir, Semana Santa, vacaciones y Navidad", explicó. El especialista informó que las picaduras de muchos miembros de las lepidópteras producen afecciones cutáneas, insuficiencia respiratoria, asma, cuadros febriles y malestar general, sobre todo en personas alérgicas. En el caso de la "palometa peluda", el cuadro empeora notablemente, "y eso está corroborado bioquímicamente".

Una vez que se conozca con exactitud la estructura de la toxina presente en la mariposa, se podrán desarrollar inhibidores específicos para dicha sustancia tóxica, "una llave para una cerradura que necesitamos conocer muy bien por dentro", comentó.

(Prensa IVIC/Mppct).