El pico ocurrirá este sábado 11 de agosto

Las Perseidas adornarán el cielo este fin de semana

Esta lluvia de meteoros es la más famosa del año

El cometa 109P/Swift-Tuttle orbita cada 133 años alrededor del Sol. La última vez que estuvo cerca de la Tierra fue en 1992, y anualmente, a principios de agosto, la esfera celeste cruza su órbita, repleta de fragmentos rocosos cometarios.

Cada vez que estas pequeñas partículas o meteoroides ingresan a la atmósfera de nuestro planeta a gran velocidad, se calientan debido a la fricción con los gases atmosféricos, al punto de evaporizarse.

El brillo resultante produce la lluvia de meteoros, llamados popularmente estrellas fugaces aunque en realidad no se traten de estrellas sino de polvo incandescente.

El espectáculo nocturno de las Perseidas debe su nombre al punto de origen o radiante del que parecen surgir las partículas rocosas del cometa 109P/Swift-Tuttle: la constelación de Perseo.

También conocidas como Lágrimas de San Lorenzo en honor al mártir homónimo de origen español (cuya festividad se celebra el 10 de agosto), las Perseidas podrán ser observadas en todo el hemisferio norte, siendo su momento de mayor actividad las noches del 11 al 13 de agosto.

Antonio Ballesteros, jefe de la Unidad de Divulgación y Socialización de la Física del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), explicó que el pico de máxima actividad en nuestro país será en la madrugada del sábado 11 de agosto y se apreciarán unos 50 meteoros por hora.

Según Ballesteros, las Perseidas ya son visibles en el cielo nocturno. “Desde el estado Mérida, se están visualizando algunos meteoros; solo hay que buscar un sitio oscuro sin luces cerca”, indicó el experto del Ivic.

Los meteoros pueden alcanzar una velocidad de 50 kilómetros por segundo. Este año, la Luna nueva facilitará la apreciación del despliegue estelar de las Perseidas.

Para disfrutar del evento cósmico, solo es necesario conseguir un lugar donde el cielo esté libre de obstáculos visuales, como edificios, montañas o árboles.

Incluso, es preferible hacerlo sin la ayuda de instrumentos ópticos como los telescopios.

El Instituto Geográfico Nacional de España recomienda “dirigir la mirada hacia las zonas más oscuras, en la dirección opuesta a la posición de la Luna si la observación se realiza antes de su ocaso. Lo más cómodo es tumbarse y esperar a que la vista se acostumbre a la oscuridad”.

La próxima vez que el cometa 109P/Swift-Tuttle se acerque a la Tierra será en el año 2126.

Prensa MPPEUCT/Ivic/Vanessa Ortiz Piñango