Reconocimiento Post Mortem entrega MCTI a Don Vicente Zambrano

El Ministerio del Poder Popular para la Ciencia, Tecnología e Innovación, a través de la Unidad Territorial Trujillo, realizó un reconocimiento post morten al innovador trujillano Don Vicente Zambrano, en una actividad que tuvo lugar en la sede del Inces en Valera, en el marco del I Encuentro de Innovación Productiva Trujillo 2012, el pasado 31 de octubre.

La actividad contó con la participación especial del reconocido y laureado arquitecto nacional Fruto Vivas, quien en una excelsa disertación sobre la Vida y Obra de Don Vicente Zambrano, demostró el valor de la creatividad del trujillano, además, de exhortar al estado a seguir estimulando la creatividad en pro de lograr la soberanía e independencia científica y tecnológica.

Fruto Vivas, expresó qué “Don Vicente Zambrano, con su lema “No pregunte porque no hay respuesta” es recordado como el constructor de aviones en la montaña, quien fue capaz de construir el primer avión venezolano (en Boconó) utilizando un motor de Volkswagen y aluminio; avión que fue volado por un piloto experimentado de la Aviación Venezolana con un récord de vuelo de treinta y seis horas, y que hoy día está en el Museo de la Aviación en Maracay como el primer avión hecho en Venezuela por un mecánico campesino de la montaña”.

Don Vicente Zambrano, además, de construir el primer avión venezolano que lo llamo “Boconó 1” también tiene en su haber la elaboración de un helicóptero llamado el “El Simón Bolívar”, armas de fuego (revólver), una estufa a gas, una máquina para hacer monedas, así como, haber reparado un vehículo marca Ford que se había desechado por no tener en el país los conocimientos técnicos para su reparación.

Don Vicente Zambrano, en vida recibió reconocimientos por su ingenio de parte de la Aviación Venezolana en 1966, del Ministerio del Trabajo “Orden al Mérito en el Trabajo en su Primera Clase 1984” el premio “Luis Zambrano” a la inventiva Tecnológica 1992, de la Fundación La Salle y el Instituto de Universitario de Tecnología Agropecuaria de Boconó 1994, entre otros.

El arquitecto Fruto Vivas, para finalizar su intervención señaló que “esta historia unida a la de Don Luis Zambrano (innovador merideño) nos muestra la capacidad de nuestro pueblo, donde ninguno de los dos personajes inventó sueños para enriquecerse sino para servir con pasión a su pueblo.