Reportaje

Museo Sismológico celebra 10 años promoviendo la cultura preventiva

Quien desee experimentar un sismo de 5.9 grados, lo puede hacer con el simulador de terremoto que permite al público aprender sobre cómo actuar ante los eventos telúricos

Con más de 100 mil visitas desde su inauguración en 2007, el Museo Sismológico de Venezuela, ubicado en la parroquia 23 de Enero, en Caracas, cumple hoy miércoles 10 años de fundación sobre los cimientos del antiguo Instituto Sismológico y de Mareas Terrestres de Venezuela, con sede en el Observatorio Cagigal de Venezuela, siendo concebido como un espacio lúdico de prevención sísmica y articulación con la comunidad.

Este proyecto nace bajo las políticas del Gobierno Bolivariano, en un esfuerzo articulado entre el Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología (Mppeuct), la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis) y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Este museo, según informó Briseida Mora, jefa del Departamento de Documentación e Información de Funvisis, nace para promover el desarrollo de la cultura preventiva, que consiste en el cómo actuar antes, durante y después de un movimiento sísmico.

Precisó que la misión del Museo Sismológico es “conservar y divulgar activamente el conocimiento científico y humanístico asociado a la investigación y a la prevención de riesgos de la actividad sísmica en Venezuela, así como su edificación y colección de instrumentos científicos que constituyen parte del patrimonio histórico y cultural de la nación”.

Aprendizaje interactivo

El Museo Sismológico garantiza al visitante contar con las bases mínimas de conocimiento para convertirse en un agente multiplicador y menos vulnerable ante un evento sísmico.

Mora comentó que “la bienvenida al museo se realiza con la vista panorámica de la ciudad. En la entrada, lo primero que observará es la Estación Sismológica Caracas que se encuentra operativa y es réplica exacta de las 30 estaciones que tenemos en todo el territorio nacional”.

Detalló que el espacio cuenta con más de 13 salas expositivas que permiten a los visitantes viajar en el tiempo para conocer la historia de los sismos más importantes ocurridos en el país, así como de los Tsunami. También cuenta con una sala de instrumentos, donde se expone el primer sismógrafo de Venezuela, de origen alemán, conocido como “Wiechert”, traído por Günther Fiedler, pionero de los estudios sismológicos en Venezuela. Asimismo, se encuentra una sala de exposición del sistema de fallas geológicas nacional, la biblioteca y el recién inaugurado salón de usos múltiples que sirve de escenario para la formación permanente a través de talleres.

Si un visitante desea experimentar un sismo de 5.9 grados, lo puede hacer en el museo con el simulador de terremoto que le permite aprender cómo actuar ante los eventos telúricos. En él además disfrutará de otras salas informativas para compartir experiencias y saber sobre el impacto de los sismos en Venezuela, como el Aula Sísmica “Madeleilis Guzmán”, donde de manera pedagógica se imparte información sobre la autoprotección ciudadana.

Corresponsabilidad con el pueblo

Briseida Mora explicó la importancia que tiene para el Museo Sismológico el contacto directo con las comunidades, colegios, liceos y universidades del país, a fin de “lograr que se empoderen de los espacios y se conviertan en multiplicadores de todo el conocimiento que reciben. La corresponsabilidad es un tema vital”.

Explicó que el museo es un lugar que permite aprender “observando, tocando y sintiendo para, de esta manera, romper con ese mito de que las amenazas naturales es un castigo de Dios. Tenemos que conocer que estos sucesos son dinámicas naturales. En muchas ocasiones estos movimientos son imperceptibles, pero cuando lo sentimos da un cierto temor. Sin embargo, si estamos bien preparados tendremos un mejor desenlace de la situación que podríamos estar viviendo”.

Revolución del conocimiento

Mora expresó que “la Revolución Bolivariana, de la mano del Comandante Hugo Chávez Frías, nos dio los espacios, los recursos y la libertad para configurar este Museo, el cual una vez recorrido, la gente queda con deseos de seguir conociendo”.

La posibilidad de sobrevivir a un terremoto depende de las medidas preventivas que deben tomar los afectados. En tal sentido, es necesario avanzar hacia una cultura de prevención sísmica que pueda disminuir pérdidas de vidas humanas y materiales.

Los interesados en visitar el Museo Sismológico de Venezuela solo deben escribir a la siguiente dirección electrónica museovisitas@funvisis.gob.ve. La atención al público es de lunes a viernes, de 8:00 am a 4:00 pm. Está ubicado en la instalaciones del Observatorio Naval Cagigal en la parroquia 23 de Enero. Para mayor información: (0212) 4821670.

Prensa Mppeuct / María T. Chávez